Recorriendo nuestros pueblos, he visto mascotas, otros animales y muchas cosas que me encantaría poder compartir. Como este gatito que salió a saludarme, cuando me disponía a fotografiar la puerta de una vivienda.

Blanco

Esta página va a estar dedicada a Blanco, mi última adquisición, y espero de verdad que así sea.
El pasado mes de agosto, estaba un día en mi huerto, y a través del muro de mi vecino escuché los maullidos de un gatito pequeño, enseguida me picó la curiosidad y salí a la calle para ver quién era el que maullaba.
Y allí metido entre unas piedras vi a este pequeño gatito que me miraba con sus preciosos ojos azules. Le dije,"ni te acerques a mi casa", y a la mañana siguiente ya lo tenía merodeando por mi jardín.


Comencé a chillarle y a asustarle para que se marchase, pero no sirvió de nada. Cada vez que salía al jardín allí estaba él.

Y cómo veía que no se marchaba, pues quise hacerme amiga de él para cogerle y llevarlo a otro sitio lejos de casa, pero me era imposible. Cada vez que me acercaba, salía corriendo como una bala. le puse agua, comida. Pero nada de nada, imposible atraparlo.

Cada mañana al subir la persiana y salir a la terraza para darles de comer a los otros, allí que él estaba

Esperando su ración de comida

En un principio no le daba nada para ver si se marchaba


Pero él allí puntual a su cita cada mañana. Lógicamente no me pude resistir y acabé dándole su ración de comida.

Ya es uno más de la familia  

En invierno les suelo abrir la puerta de la bodega para que duermen dentro. Me hace mucha  gracia, pero siempre se ponen a dormir en el mismo lugar, y en el mismo orden. 

Cuando tiendo la ropa le encanta observarme

También le encanta jugar con la pelota, cuando se la lanzo se vuelve loco de contento 

Posando para mi
 
Su ojo
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada