Recorriendo nuestros pueblos, he visto mascotas, otros animales y muchas cosas que me encantaría poder compartir. Como este gatito que salió a saludarme, cuando me disponía a fotografiar la puerta de una vivienda.

Botitas

Botitas
Una noche de agosto del 2011, cuando estaba viendo la tele, llegó Zapirón y se puso a maullar de una forma muy rara. Eso hizo que me asomase a la terraza para ver lo que quería, al salir escuché los maullidos de un gatito pequeño, me asomé y en un rincón del jardín había un gatito blanco y negro, pero al verme salió corriendo y desapareció
A la mañana siguiente salí a ver si lo veía y me los encontré a los dos jugando
Aunque al principio pensé que Zapi le estaba mordiendo y la verdad es que me asusté.




¡Qué asustadito que estaba!
Nada más que me acercaba salía disparado a esconderse al jardín de mi vecina, no veáis lo que me costó poderle coger, tardé más de un mes en conseguirlo.
Alertado por mi presencia
Me observaba con sigilo, cada vez que se acercaba a beber agua. Al ser un gato que había nacido en estado salvaje, se alertaba mucho nada más que yo me acercaba.
Me propuse domesticarle, y hacer que me aceptase "tarea muy difícil" Un día en una librería mi marido vio un libro "Gatos para Dummies" y lo compró.
Al principio pasé de leerlo, pero ahora lo tengo siempre en mi mesita de noche, y cada vez que tengo un rato libre lo hojeo y tengo que deciros que siempre aprendo algo sobre ellos. Es muy interesante y me está ayudando mucho con mis cuatro gatos.
Sentadito en el jardín
Con el paso de los días se iba sintiendo más a gusto entre nosotros, aunque era imposible acercarme a él, se iba corriendo. Al principio lo compartimos mi vecina y yo.
En las patas traseras tiene una manchas negras que hacen que cuando camine parezca que lleve botas, así que yo le llamaba Botitas, y mi vecina le llamaba Calcetines, mi marido decía que era una horterada de nombre, pero con él se ha quedado, "aunque él siempre le ha llamado Blanco y Negro"

Correteando por el jardín
Poco a poco ya se fue acostumbrando a nosotros, y cada vez estaba más en nuestra casa, ya os he comentado que en un principio lo compartía con mi vecina, cosa que me hubiese gustado, ya que así si alguna vez tengo que viajar ella podría hacerse cargo de él. Pero no sé si es debido a que siempre estába con Zapirón, se quedó con nosotros.
Siempre juntos
Se hicieron inseparables y se pasanban el día juntos, tan juntos que había momentos en los que he llegado preocuparme de tanto que se quieren, ya que no sabía si se estaban pegando o jugando.
Con juegos
Con comida
Con juegos y unos buenos trozos de pollo, intenté acercarme a Botitas, pero nada de nada no había forma de que se dejase coger. Venía, se acercaba, cogía el pollo, y enseguida se iba corriendo, pero yo esperaba que con paciencia y empeño lo conseguiría.
Según tengo entendido, los gatos salvajes son muy ariscos, a un gato salvaje le gusta vivir al aire libre y no se adapta a vivir en una casa ni desean crear un vínculos ni relacionarse con el ser humano.
Trepando por el tronco del Caqui
¡Qué bien que se lo pasaba! y no veáis lo que yo disfrutaba viendo como correteaba por el jardín, ya se me acercaba, pero nada más que hacía el gesto de cogerle se iba corriendo
Aprendiendo a trepar
Como tiene un buen maestro en poco tiempo prendió a limarse las uñas y a trepar por los troncos
Debajo de la higuera
Y cuando hacía calor se subía al muro y se quedaba sentado bajo la sombra de la higuera del vecino
Acicalando a su papá
Cuanto quiere a su papá no sólo es Zapi quién lame a Botitas, él también acicala a Zapirón.
Mirar que mayor se está haciendo
Desde que llegó a casa con esta foto, tan sólo hanbían pasado cuatro meses y medio, si comparáis la primera foto con ésta, veréis que se estaba poniendo muy guapo y muy grande, tiene unas patas grandísimas y el rabo es precioso. estuve unos días detrás de él para hacerle una foto con el rabo  levantado, pero me fue imposible cogerle todo entero. Su rabo me recuerda al de una Mofeta.
Subido a la piscina
Qué sorpresa que me llevé, el día que me asomé a la terraza y me lo vi subido a la piscina, en un principio pensé que igual se me había olvidado ponerles agua y tenía sed. Pero no, su recipiente estaba lleno de agua, el muy gamberro estaba jugando con el agua, se metía dentro y se mojaba las patas, durante unos días siempre me lo encontraba allí arriba, hasta lo llegué a grabar en este vídeo http://youtu.be/lE-haT7813o Pero lo más gracioso fue verle subir un día que la piscina estaba completamente helada y con nieve por encima, nada más tocar el hielo, se puso a sacudir las patas a la vez que maullaba, como quejándose del frío, después de eso ya no le he vuelto subido a ella.
Saltando para coger las semillas
Una cosa que he descubierto es, que le gustan las semillas de un pequeño avellano que tengo en el jardín. Como quiero darle una forma especial, le he puesto un tensor y no hace mucho descubrí a Botitas tirando de él para acercarse las ramas y arrancar sus semillas para luego comérselas y, también le pillé saltando para cogerlas, y tengo que deciros, que siempre bajo la atenta mirada de Zapirón.
Éste también me sorprendió mucho, ya que vi que también le ayudaba acercándole las ramas. No lo parece, pero en realidad los gatos son muy inteligentes, por lo menos los míos.

Bueno, con estas fotos, ya voy a dar por terminada esta página dedicada a Botitas, seguro que en un futuro lo volveréis a ver en algunas de las entradas del blog y tengo que deciros, que ya he conseguido cogerle en brazos, y que entre dentro de casa, de hecho estos últimos días que está lloviendo, tanto él como Zapirón pasan la mayor parte del tiempo y sobre todo las noches, dentro de casa.

6 comentarios:

  1. Yo también tengo un precioso gatito que alguien me tiró al jardín recien nacido y lo he adoptado. Se llama Miguelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me imagino que será muy afortunado por estar contigo

      Eliminar
  2. Botitas es una preciosidad.Me ha encantado el video, verlo jugar con el agua.

    Efectivamente, los gatos son sumamente inteligentes, sensibles y sensitivos. Es una lastima que la gente los infravalore tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que tiene un carácter...... Después de cuatro años que lo tengo, ahora estoy empezando poder acariciarle, no se dejaba coger ni tocar. Hasta le tenía que haber llevado a vacunar y no me atrevo ya que la última vez me arañó y hasta tuve que tomar antibiótico

      Eliminar
  3. Pues no lo intentes más Paca... Si seguro que esta sanísimo, no hay mas que ver lo precioso q está.... Jejeje
    Yo tengo trés gatos, y son las cosas más bonitas del mundo, los adoro a los trés, y aunque todos viven en nuestro piso y siempre han estado con gente cada uno tiene su carácter, todos mimosos pero muy distintos entre ellos. El más pequeño Trébol que llegó hace menos de un año y nunca ha tenido problemas con nadie, conocemos la casita y familia donde nació, es súper asustadizo, y aunque a nosotros nos deja darle besos y abrazos a todas horas en cuanto oye un ruido pega un respingo y sale corriendo a su escondite, debajo de una cama, y se pone tan nervioso que en una de esas le tenía cogido y me hizo un buen arañazo en el brazo... Asi que como ves, aun que no sean salvajes cada uno tiene su personalidad y sus miedos.
    Eso sí, al igual que vosotros opino que los gatos son uno animales maravillosos y súper inteligentes, yo me lo paso pipa con ellos y nos dan taaaanto cariño y nos aportan tanto, que no me puedo imaginar la vida sin ellos.
    Por último decir que me ha encantado el blog, vaya fotos bonitas tienes, solo he leído las historias de Zapirón y Botitas y estoy emocionada... Deseando leerme las demás.
    Nos veremos por aquí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra tenerte por aquí, y además saber que te gustan los gatos

      Eliminar